martes, diciembre 06, 2016




La Palabra se Hizo Carne y Vivió entre Nosotros
 
Al comenzar a prepararnos para celebrar el Adviento, automáticamente estamos caminando con María para recibir al Señor Jesús, y por lo tanto debemos de preparar y esperar tal como lo hizo ella. No podemos llegar a la Navidad sin ver la grandeza del “Sí” de María. La Biblia nos dice que apenas unos cuantos días de embarazo la Virgen María fue presurosa hasta las montañas ubicadas en Judá, para visitar a su prima Isabel. (Lucas 1:39-56).

La Iglesia
nos invita a celebrar a la Virgen María desde el 21 de noviembre. En esta fecha se festeja la Fiesta de la Presentación de María al Templo. Desde este tiempo se puede tener un poco el sabor del Adviento, ya que es Ella la que nos trae y lleva a Jesús para un cambio en nuestra vida.

En diciembre celebramos dos grandes fiestas de la Virgen María, que son la Inmaculada Concepción de María y cuatro días después celebramos con gran fervor la Virgen de Guadalupe Patrona de las Américas. No cabe duda es María la portadora del Adviento.
¿Pero cómo podemos aumentar nuestra espiritualidad Mariana? ¿Qué podemos admirar en María que nos ayude a llegar a Jesús? ¿Cómo nos enseña María a practicar la justicia en nuestra comunidad, familia y sociedad?

Los siguientes
puntos nos pueden ayudar a completar nuestra jornada de Adviento, guiados por María.

María fue una persona que supo encarnar al Hijo de Dios dándole la vida y siendo su discípula fiel hasta la cruz, por lo tanto debemos de reflexionar a fondo en la forma en que Ella respondió al ángel en la Anunciación (Lucas 1:26-38). María amó hacer la voluntad de Dios durante toda su vida y en esta ocasión brotó como fuente de agua cristalina el amor interno en el “Sí” y se hizo externo para alegría de todos nosotros.
¿Cómo es tu relación personal con Dios? ¿Puedes dar un si externo a lo que Dios te pide cada día de tu vida?

María supo
esperar y a la misma vez estaba presente en la hora de Dios. O sea viviendo el tiempo presente de su tiempo. No fue una mujer pasiva sino todo lo contrario, hace realidad su experiencia de Dios en su jornada de fe. Lo demuestra acompañando a Jesús desde el momento de su concepción hasta el pie de la cruz.
¿Cómo es mi relación con la Virgen maría? ¿De qué forma veo y utilizo el tiempo? ¿Cuándo me detengo para apreciar la creación que me rodea? ¿Qué debo transformar en este tiempo de Adviento para mejorar mi vida?
María mujer de esperanza y gozo nos enseña la forma de ver continuamente la providencia de Dios en los sucesos de la vida cotidiana. Ella nos invita a descubrir dentro de nosotros mismos la apertura a los planes de Dios en la vida de cada uno de nosotros.
¿Dónde ve usted la providencia de Dios en su vida? ¿Cree usted que todo lo puede y que Dios es solamente para los momentos difíciles en la vida?

Deseo que
en esta segunda semana de Adviento giremos nuestro corazón hacia María que nos lleva a su Hijo Jesús. Seamos personas de esperanza y consuelo en este tiempo de crisis y de violencia. No, nos desesperemos Dios no nos abandona y la Virgen María es nuestra fiel compañera del camino. Es tiempo de proclamar con alegría. “Ven Señor Jesús.”


Oración de Adviento
María, madre del amor,
quedate con nosotros
mientras esperamos
a tú Hijo amado.
Enseñamos la paciencia de tu amor.
De esta manera caminaremos contigo
durante este Adviento.
Amén.

lunes, noviembre 21, 2016

¡Buscando a Cristo en Este Adviento!



Por ©Lupita Vital C.


“Harán arados de sus espadas y sacarán hoces de sus lanzas. Una nación no levantará la espada contra otra y no se adiestrarán para la guerra. Pueblo de Jacob, ven: ¡caminemos a la luz de Yavé”! (Isaías 2:4-5)

Cada minuto que sale el sol en este tiempo de invierno se siente una sensación de alegría, nuestro impulso es de movernos más rápido para hacer nuestros mandados. Pensamos, pronto, debo terminar porque la oscuridad de la noche llegará y lo que queremos es estar en casa lo más temprano posible. Hay una sensación de “prisa” que nos mueve a buscar la luz que nos llena de energía para continuar en nuestras labores cotidianas.

El Adviento, es el tiempo que nos invita a buscar la luz en la oscuridad, es el tiempo de dejar las tinieblas que nos atrofian y no nos dejan ver la luz que nos rodea. Debemos saber que el profeta Isaías, la Virgen María, Juan Bautista y Mateo nos dan pautas para vivir en la luz. Es tan sencillo, dejar las armas y buscar la paz, dejar la envidia y vivir en armonía. ¡Que difícil para estos tiempos! Pero, veamos, a que nos invita el Evangelio de San Mateo en este Adviento.

Ciclo A
Primer Domingo de Adviento (27 de noviembre de 2016)

Lecturas
Isaías 2:1-5
Salmo 122
Romanos 13:11-14
Mateo 24:37-44

“Estén despiertos, porque no saben en qué día vendrá el Señor.” El mensaje de Mateo es urgente nos invita a que estemos despiertos a que veamos todo lo que tenemos y seamos agradecidos. Despertemos y veamos qué es lo que queremos celebrar en este tiempo o reformar en nuestra vida, despertemos y seamos sensibles a las realidades que nos rodean. ¡Hay tanto que ver! Examinemos, hacia dónde nos dirigimos y preguntémonos. ¿Dónde gastamos el tiempo? Vivir el momento presente es estar alertas es vivir en paz. ¿En este momento de mi vida, qué es lo Dios me pide, en qué debo estar alerta?

Segundo Domingo de Adviento (4 de diciembre de 2016)

Isaías 11:1-10
Salmo 72
Romanos 15:4-9
Mateo 3:1-12

“Una voz grita en el desierto: Preparen un camino al Señor; hagan sus senderos rectos.” Juan no nos trasmite muchos términos para ver a Dios. Sus fuertes palabras nos exponen al desierto y el sol. Seremos juzgados y es mejor que estemos preparados invirtiendo tiempo en nuestras agendas tan ocupadas en preparar el camino para que llegue el Señor. En este asunto nos dice Juan no puede haber ninguna excusa. No solamente es decorar la casa con muchas lucecitas y figuras del nacimiento, es mucho más que eso. Es darle el centro de nuestra vida a Jesús. ¿Qué haré en este Adviento para darle a Jesús el lugar que le corresponde?

Tercer Domingo de Adviento (11 de diciembre de 2016)

Isaías 35:1-6, 10
Salmo 146
Santiago 5:7-10
Mateo 11:2-11

“¿Eres tú el que ha de venir, o tenemos que esperar a otro?” por lo menos los discípulos de Juan andaban buscando, ellos tenía sus ojos y oídos abiertos a lo que estaba pasando. Sabían que Dios estaba haciendo algo nuevo entre ellos. Juan los había capacitado para que estuvieran alertas y así poder anticipar la acción de Dios y estar preparados a responder a ella. Uno de los retos más fuertes de estos tiempos es el capacitarnos a escuchar y poner atención.

Las cosas no son nada más porque si, como dice la gente, hay que descubrir a Dios en medio del trajín de cada día. Las lecturas de hoy nos dan un fuerte mensaje de movernos a buscar a Dios y de escuchar lo que nos dice. Durante el Adviento la Iglesia nos da la oportunidad de anticipar la venida del  Salvador, no pongamos en saco roto todo lo que podemos cambiar en esta temporada de luz. ¿Qué hábitos debo de adoptar para encontrar a Dios? ¿Cómo me puedo dar cuenta lo que Dios está haciendo hoy en mi vida?

Cuarto Domingo de Adviento (18 de diciembre de 2016)
Isaías 7:10-14
Salmo 24
Romanos 1:1-7
Mateo 1:18-24

“Cuando José se despertó… la vida no fue como se suponía que debía haber sido. En su mente el solo tenía dos opciones, el que María fuera castigada por la ley y posiblemente muriera apedreada o dejarla en secreto para no difamarla. A pesar de estas buenas intenciones que José tenía Dios le pide otra cosa completamente diferente, que creyera en algo más radical. ¡Que su mujer estaba embarazada del Espíritu Santo!

José, ahora tenía que lidiar con un tercer dilema más allá de la ley. Amar a María y llevarla a su casa como su esposa.
Cuando José despertó tenía el reto de la fe, es decir, creer en lo que el Señor le había encomendado.
En las áreas de nuestra vida donde las cosas no van como quisiéramos. ¿Cuáles son los caminos que Dios me está ofreciendo para amar y entender su mensaje?

Natividad del Señor (25 de diciembre de 2016)
Lecturas de la Misa del día.
Isaías 52:7-10
Salmo 98
Hebreos 1:1-6
Juan 1:1-18

La luz, y la vida vienen a través de Cristo Jesús. Las palabras “luz y vida” son mencionadas varias veces en las lecturas de hoy. Por la Palabra que se hizo Hombre es que tenemos la luz y vida nueva en Cristo Jesús. Hoy es el día de celebrar el amor en toda su belleza y esplendor, hoy es el día en que Dios nos colma de gracia, verdad, luz, amor, justicia y paz.
Es solo cosa de nosotros el responder a estas maravillas del “Emmanuel” el Dios vivo hecho Hombre para llenar la tierra de armonía y vivir en cada ser humano. Ojalá que hoy todas las gentes de la tierra encontremos la luz que brilla en la tinieblas. “JESUS.”

¡Feliz Navidad y próspero Año 2017 a todos los hombres y mujeres de buena voluntad que luchan incansablemente por la justicia y la paz!

Lupita Vital Cruz 
Directora del Apostolado Hispano
Diócesis de San José, California


viernes, octubre 28, 2016

Día de todos los Santos y Fieles Difuntos...





“Vi un gentío inmenso, imposible de contar”. (Apocalipsis 7:9)


Todos sabemos que en Roma en las catacumbas, en las sepulturas de los primeros cristianos, se ve a menudo escrita la siguiente frase. “Vive en Dios”. Hermosa frase para expresar nuestros sentimientos de amor ante la tumba de un ser querido que ha partido al cielo. No sabemos nada de la vida que existe después de la muerte. Pero lo que sí sabemos que nuestra fe va más allá de lo desconocido y que los brazos de nuestro Padre Dios nos acogerán para siempre. (Lucas 15:11-31 parábola del Hijo Pródigo).

No cabe la menor duda, de que esta es nuestra fe y nuestra esperanza. Más allá de todo lo que vivimos en este mundo, más allá de la terrible experiencia de la ruptura de la muerte, todas las personas estamos llamadas a compartir una vida plena y definitiva. La misma vida de Dios. “Pues Dios no nos ha destinado a la condenación, sino a que hagamos nuestra la salvación por Cristo Jesús, nuestro Señor. El murió por nosotros, para que sea, que nos halle despiertos o descansando, entremos junto con él en la vida. (1 de Tesalonicenses 5:9-10)

En está celebración del Día de todos los Santos y de los Fieles Difuntos, debemos de unir nuestra acción de gracias y peticiones junto con el Señor Jesús, que nos amó hasta la muerte cruel en la cruz, y ahora resucitado de entre los muertos nos llama a seguir su mismo camino, en este mundo y en el cielo.

Nada ni nadie nos puede evitar el dolor de la muerte. Nuestra fe tampoco lo puede hacer, cuando muere un ser querido se nos rompe el alma todo se vuelve luto y desolación. Lloramos sin consuelo y pensamos que todo ha acabado.  En ocasiones cuando la muerte llega inesperadamente en accidentes, o muertes trágicas, hasta dudamos de la existencia de Dios.

Recordemos, las palabras de Jesús en la cruz. “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? (Marcos15:34). Pero, la realidad es que Dios no abandona a ninguno de sus hijos(as), aunque a veces en la vida todo parezca oscuro, su luz está al final del camino y en los acontecimientos de nuestra vida. Muchos de nosotros queremos saber sobre la vida eterna, y poco sabemos.

Ya desde la época de San Pablo le hacían la siguiente pregunta. ¿Con qué cuerpo vamos a resucitar? ¿Cómo resurgen los muertos? ¿Con qué clase de cuerpo vuelven?

La respuesta de San Pablo es la siguiente. ¡Necio! nos dice, lo que tú siembras debe morir para reobrar la vida. Y nos da la siguiente explicación sobre el cuerpo. El resplandor de los cuerpos celestes, no tiene nada que ver con el resplandor de los cuerpos terrestres. También el resplandor del sol es muy diferente del resplandor de la luna y las estrellas, el brillo de una estrella difiere del brillo de otra.
 San Pablo nos explica lo que ocurre con las personas que mueren. Nos dice lo siguiente. "Lo mismo ocurre con la resurrección de los muertos. Se siembra un cuerpo en descomposición, y resucita incorruptible. Se siembra como cosa despreciable, y resucita para la gloria. Se siembra un cuerpo impotente, y resucita lleno de vigor. Se siembra un cuerpo animal, y despierta un cuerpo espiritual. Pues si los cuerpos con vida animal son una realidad, también lo son los cuerpos espirituales." (1 de Corintios 15:35-44).

¿Nosotros qué pensamos de la muerte? ¿Creemos realmente que resucitaremos? ¿Dónde realmente están nuestros seres queridos que ya se han ido? ¿Qué piensan los jóvenes al respecto?

San Pablo, ya nos ha contestado algunas dudas. Ahora veamos que nos dice el Señor Jesús al respecto. “Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque haya muerto vivirá.” Y también nos confirma que. “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día.” (Juan 11:25; 6:54). Por lo tanto, si nosotros comulgamos su Cuerpo Y Sangre en la Eucaristía, no debemos dudar que desde ahora estamos compartiendo su vida divina y al morir lo haremos para siempre.

Deseo, que los cristianos del mundo entero nos regocijemos con esta esperanza de que nuestra fe y confianza en las promesas del Señor aumenten. Que el Día de todos los Santos y Fieles Difuntos nos haga crecer en el amor de unos para con los otros.

Ojala, que la celebración no quede solamente en poner flores, comida, y fotos en los altares y en las tumbas del cementerio, sino que de verdad todo esto nos lleve a alabar al Señor junto con nuestros seres queridos que están en la eternidad gozando de su luz para siempre.

Recordemos que nuestros seres queridos.

"VIVEN EN DIOS PARA SIEMPRE"

©Lupita Vital Cruz
Vital@dsj.org

¡VIVA CRISTO REY!




¡Viva Cristo Rey!



Rincón Catequético - Litúrgico

Sabías que la solemnidad de la fiesta de Cristo Rey fue establecida por el Papa Pío XI en el año 1925. El centro de esta Fiesta es la identidad de Jesús, como Rey y Señor del universo en su totalidad. Por lo tanto Jesús es el Alfa y la Omega el principio y el fin. Jesús el Hijo de Hombre viene de las nubes y con esto hace resaltar su origen divino en el momento que aparentemente sus acusadores lo veían con debilidad (Mateo 26-64).

Pero quizá las generaciones nuevas se pregunten el ¿por qué de esta Fiesta? ¿De dónde viene el que Cristo sea nuestro Señor y Rey? La respuesta es muy simple, como todos sabemos la humanidad siempre ha tendido a dudar de las cosas divinas y se inclina al secularismo y al ateísmo.

En los tiempos del Papa Pío XI esta tendencia era muy marcada. Por lo tanto su esperanza de esta Solemnidad fue para ayudar a las personas a crecer en su fe y a celebrar como nos lo dice el salmo. “Reina el Señor, vestido de grandeza, el Señor se revistió de poder, lo ciñó a su cintura, el mundo está ahora firme e inamovible. (Salmo 93, 1).

Recuerdo que, en mi tierra natal de Jalisco México la Fiesta de Cristo Rey, es todo un acontecimiento. Esto se debe gracias a los mártires mexicanos del siglo XX. La sangra derramada por estas personas comprometidas por confesar su fe y practicar la justicia no queda en vano. Ellos, dieron su vida por defender la libertad religiosa, que había sido prohibida por el Presidente de la República Plutarco Elías Calles, (1926-1929). ¡Viva Cristo Rey, Viva La Virgen de Guadalupe! Son gritos que estremecieron la tierra Mexicana y que siguen motivando generación tras generación a vivir el Evangelio desde el corazón.

El pasado 16 de octubre de 2016, el Papa Francisco elevo a los altares al Niño José Sánchez del Río, un Santo más de la época de la Revolución Cristera en México.  

Me imagino que en muchos países del mundo tienen sus propios mártires. Por lo tanto todas estas personas que han dado su sangre por amor a Jesús, son semillas de vida cristiana. En estos lugares la Iglesia se complace y florece, y en el cielo los/las mártires gozan de ver y alabar al Rey del universo. CRISTO JESUS.

Rincón Litúrgico

Recuerda que, con la Solemnidad de Cristo Rey, se termina el tiempo Ordinario y dará comienzo el tiempo de Adviento. En esta temporada tan especial, la Iglesia nos invita a reflexionar sobre el tiempo y darnos cuenta que somos parte de la eternidad. Dios siempre nos lleva adelante. El calendario litúrgico es una forma de ver como Dios camina a nuestro lado. La liturgia constantemente nos llama a entrar a este caminar hacia lo infinito. Debemos de darnos cuenta que este tiempo de Adviento es único.

No olvides que, durante el adviento se omite el Gloria. Este será cantado en toda su belleza la noche de Navidad. El Adviento es el tiempo de la espera, de la anticipación. Es por esta razón que alegres cantamos en la Celebración Eucarística. ¡Preparen el camino del Señor!

Otro detalle importante son los colores litúrgicos, estos nos ayudan a ver y a palpar la belleza de la liturgia y la catequesis. Hay muchas formas de hacer un ambiente litúrgico apropiado de acuerdo a cada cultura. La corona de adviento, las luces de colores, los pinos con sus ramas verdes, los cantos y mucho más que los catequistas y liturgistas prepararán para sus celebraciones. 

Les deseo un Adviento lleno de la gracia del Señor. Celebrando la espera desde el interior del corazón, así,  podremos darle posada en nuestro corazón al Niño Jesús que nos acompañará durante la Navidad y  todo el Año Litúrgico.

©Lupita Vital C.

Directora del Apostolado Hispano

Diócesis de San José California

Vital@dsj.org




viernes, febrero 19, 2016

“Los/las Catequistas como Discípulos Portadores de la Dignidad Humana con una Misericordia Inagotable”




¿Cómo defendemos este privilegio de la dignidad que Dios nos ha otorgado por derecho propio? ¿Qué relación existe entre la forma de proteger la dignidad humana en la sociedad actual y los Mandamientos de la Ley de Dios? La invitación está lanzada y los/las catequistas y evangelizadores debemos de tatuar en nuestro corazón los derechos de cada persona para poder llevar a cabo nuestro ministerio. ¡Ser discípulo implica misionero implica el compromiso de ver, juzgar y actuar!

El Papa Francisco, en su mensaje de, Laudato Si Sobre el Cuidado de la Casa Común, nos advierte que todos somos responsables de cuidar la vida humana y la creación de Dios. En sus seis capítulos advierte que nada de este mundo nos debe de resultar indiferente y que debemos de unirnos  bajo una misma preocupación el bien común. El Papa Francisco lo ha dejado muy claro en su pasada visita a los Estados Unidos y en su reciente visita a México. Lo vimos con su entusiasmo, alegría, compromiso y  lo principal siendo un fiel testigo del Evangelio y dando testimonio de Cristo con su ejemplo.

¡Abramos nuestros ojos para acercarnos a la verdad y vivirla con responsabilidad!


Capitulo 1. Lo que está pasando a nuestra casa

Capitulo 2. El Evangelio de la creación

Capitulo3. Raíz humana de la crisis ecológica

Capitulo 4. Una ecología integral

Capitulo 5. Algunas de orientación y acción

Capitulo 6. Educación y espiritualidad ecológica

Las actas de este documento son muy fuertes el Papa nos exhorta a cambiar de vida y nos da varios puntos de acción. Pero, antes nos hace ver cómo es que hemos ido acabando con el mundo, casa común de todos.

—  El clima como bien común

—  La cuestión del agua ---especialmente aquí en California

—  Perdida de la biodiversidad

—  Deterioro de la calidad de la vida humana y degradación social

—  Iniquidad planetaria

—  Debilidad en las reacciones y diversidad de opiniones

Puntos claves de acción:

q  Dialogo sobre el medio ambiente y como cuidarlo

q  Dialogo hacia nuevas políticas nacionales y locales

q  Dialogo de transparencia en los procesos de decisión

q  Dialogo  papa la plenitud en la política y la economía

q  Dialogo entre la religión y la ciencia

q  Apostar por otro estilo de vida

Educación que todos debemos tomar en cuenta al hacer nuestro ministerio.

q  Educación para la alianza entre la humanidad y el ambiente

q  Conversión ecológica

q  Gozo y paz

q  Amor civil y político

q  Signos sacramentales y descanso celebrativo

q  La trinidad y la relación entre las creaturas

q  Reina de todo lo creado

q  Más allá del sol

¿Qué nos ofrece el Evangelio?

q  La luz que ofrece la fe

q  La Sabiduría de los relatos Bíblicos

q  El Misterio del Universo

q  El mensaje de cada creatura en la armonía de todo lo creado

q  Una comunión universal

q  Destino común de los bienes y la mirada de Jesús

El Papa termina con estas freces. “Después de esta prolongada reflexión, gozosa y dramática a la vez, propongo dos oraciones, una que podemos compartir todos los que creemos en un Dios creador omnipotente, y otra para que los cristianos sepamos asumir los compromisos con la creación que nos plantea el Evangelio de Jesús”.  (Laudato Si. Número 246)

Es por esta razón que, al enseñar las sesiones de catequesis especialmente para los adultos debemos integrar los Mandamientos que son clave para el beneficio común.
Ø  Defender la dignidad y la libertad religiosa. (Primer Mandamiento)

Ø  La dignidad humana exige que las personas se les diga la verdad (Segundo mandamiento)

Ø  Tiempo destinado al descanso y al culto divino. ( Tercer Mandamiento)

Ø  Somos miembros de más familia que la nuestra, familia local, nacional y mundial. (Cuarto Mandamiento)

Ø  Derecho natural de la vida hasta la muerte natural y con dignidad. (Quinto Mandamiento)

Ø  La pornografía, infidelidad, tráfico humano de personas para ser prostituidas---nadie debe ser tratado como un objeto. (Sexto Mandamiento)

Ø  Derecho a la propiedad privada, al bien común de todos, el no a la cultura del deshecho, la sociedad considera la creación desechable.  (Séptima mandamiento)

Ø  Criticar mata más que las armas, destruir a las personas en su ausencia, la persona merece su reputación. (Octavo Mandamiento)

Ø  No codiciar a la esposa ni al esposo tener pureza de corazón. (Noveno mandamiento)

Ø  La envidia, la codicia, y los chismes fracturan las relaciones de unos para con los otros.  (Decimo Mandamiento)

Ojala que seamos personas de una conversión constante y de una misericordia inagotable, y que está reflexión sea de gran ayuda para ustedes y para mí. Que logremos en esta Cuaresma 2016 girar nuestro corazón a Dios. Proclamando como Francisco de Asís. “Laudato Si” ¡Alabado seas, mi Señor!

Lupita Vital C.
Directora del apostolado Hispano
Diócesis de San Jose, California
vital@dsj.org